#EXF2016

¿Qué nos ha pasado? No nos hemos vuelto locos (bueno, un poco)

Ha llovido mucho desde que un verano del 2014 nos liáramos la manta a la cabeza y decidiéramos comprobar si había hueco para un congreso de UX en Madrid.

Con más inocencia que pudor, empezamos a liar a la gente: un Sergio de la Casa que habíamos conocido dos meses antes en UXSpain nos dijo que sí a presentar aquella locura en un sitio llamado Matadero (algo que preocupó bastante a su mujer) y Alfonso Morcuende nos echó una mano en pensar sobre los nombres posibles del cartel.

Llámabamos a profesionales con entre 10, y 15 años de experiencia para decirles ”hola, no nos conoces y no te podemos pagar pero nos gustaría que vinieras a hablar en nuestro evento” e invariablemente la respuesta era “encantado, cuando?”.

Recibimos ayuda de todas partes, recordamos a la gran cantidad de personas que se volcaron y nos animaron y dejamos en el olvido a otras - pocas, muy muy pocas - con las que estabas hablando un día por teléfono con total cordialidad y al siguiente, para quejarse, preferían poner un Tweet (así descubrimos que en en sector hay que tener un par de Trolls o no eres nadie :-) pero no entramos a trapo y nos salimos del “Sálvame de l-UX” porque queríamos ser otra cosa.

Un verano de trabajo asesino, el equipo íntegro de Diga33! se volcó en sacar aquello adelante y el 13 de septiembre, nos preparamos para recibir a nuestros 130 asistentes. El luchador vio la luz. UXfighters se llenó de profesionales dispuestos a disfrutar y ser extremadamente indulgentes con nuestro desconocimiento práctico de cómo montar un evento.

Todo fue posible gracias a esos ponentes que se tiraron a la piscina con nosotros, nueve patrocinadores - Wyred, entonces aún Zippingcare, Redbility, Tecnilógica, Everis, la UNIR, KSchool, la U-TAD el IED, que nos apoyaron, la ayuda de Factoría Cultural y el aval de la IDF, que a día de hoy, sigue pegándose por nosotros. Gate2thefuture, el equipo de producción fue impecable, el trabajo de Ikuna con los videos, espectacular - se puede ver en Vimeo - y las fotos de Jorge Espinoll lucen orgullosas en mucho perfiles de los conferenciantes.

Aprendimos un montón, como que dar café a la gente es más caro que hacer un streamming, que un hackaton es la cosa más dificil del mundo de organizar - se nos cayó por falta de quorum - que dos horas en un gallego no es tiempo suficiente para que treinta ponentes coman, beban y se pongan al día de sus cosas (casi no llegamos a la sesión de la tarde, donde algunos entramos corriendo), que una segunda batería de móvil - el regalo que dimos a los ponentes - puede ser vista con muchos ojos, que las conferencias de “sólo” 20 minutos no existen y que el mejor sitio para conocer de verdad a una persona es tu propio coche. Gracias a eso - los viajes desde el hotel a Matadero - nos enamoramos de Sergio de la Casa y Pere Rosales que a día de hoy ya son parte vital de esta aventura.

Como no teníamos ni idea de números, el resultado no fue muy bueno, ni si quiera habíamos metido en los costes todo nuestro trabajo! y cosas así, por lo que nuestro primer evento sin animo de lucro se convirtió en sin ánimo de cobrar :-) Pero en cualquier caso, nos había merecido tantísimo la pena que aquel domingo de finales de verano en Madrid, celebrando en una comida que habíamos sobrevivido al #UXF, comenzamos a hablar del siguiente...

#EXF2015

A pesar de ser grandes consumidores, a Red Bull no le gustó nada nuestro nombre y nos mandó un burofax muy serio, por eso y debido a que ya empezabamos a pensar como ser algo más que UX, nos rebautizamos como Experience Fighters. Con el equipo algo mermado, ya que nos nos podiamos permitir parar la empresa casi tres meses como el primer año, organizamos entre dos personas un Experience Fighters en los Callao City Lights y duplicamos las plazas, ahí es nada!

Nos apoyaron de nuevo empresas como Wyred, Kschool - que nos ayudó muchísimo con la producción y el día a día -, Everis, Redbility, Tecnilógica o el IED, por segundo año, y entraron nuevos patrocinadores como YETIdesk o Rumbo haciendo sostenible que creciéramos bajando los precios - porque queríamos ser accesibles - Hicimos los calculos para poder pagar a cada ponente invitado* 300€ (o dos entradas) - * algunos ponentes venían en representación de su empresa y como tal acción promocional no cobraban por su ponencia -.

También quisimos invitar a todos los ponentes del año anterior a asistir para seguir agradeciéndoles lo que habían hecho por nosotros. El excel nos dijo que ese año volvíamos a trabajar pro bono, pero cómo no hacerlo, la mitad de los ponentes declinaron cobrar y nos dijeron que nos guardaramos eso, que nos iba a hacer falta...

Vaya si lo sabían!! el patrocinio para los desayunos y meriendas (ay! el café) se nos cayó 24 horas antes del evento y se acabó nuestro sueño de no salir en números rojos esta vez, los 100montaditos nos salvaron de dejaros sin merendar.

Salí temblando a aquel escenario el 6 de Mayo de 2015 y al mirar a los asientos, me di cuenta de que conocía a más de cien de los asistentes - clientes, alumnos, amigos, ponentes del año anterior, profesionales reconocidisimos del sector - y allí estaba el equipo: voluntarios, mis hijos haciendo de azafatos, Luis al borde del colapso, dándolo todo... Fue increíble, lo habíamos conseguido un año más!.

El público fue alucinante con su reacción, tratando nuestros fallos con un cariño asombroso incluso en Twitter, donde nos escribían por privado “chicos, se ha caido la wifi”, preocupante, ¿nos habíamos quedado sin trolls? en efecto, no tuvimos :-).

Nuestro post evento fue agridulce, por un lado muchas muchas felicitaciones pero, por el otro, los videos no quedaron como esperábamos, se retrasaron mucho, nos costó la vida editarlos y encima se perdieron dos de ellos. Aunque en la despedida, volvimos a decir: a ver qué hacemos el año que viene. Luis me miró asustado y se me fue al Confidencial, donde está liderando el departamento de UX - se te echa de menos, Luisete -.

#EXF2016

Cuando levanté el teléfono en octubre del año pasado para pedir a un Pere que echaba 16 horas diarias de trabajo y un Sergio que me contestó con un bebé en cada brazo, lo hice cruzando los dedos, “virgencita, virgencita, que me digan que sí!” y así fue...

Con dos comisarios de lujo que se liaron la manta la cabeza desde otras puntas de España, nos pusimos por skype a hacer todo tipo de cábalas (lo que viene siendo brainstorming) sobre qué temas queriamos tocar. El “no queremos que esto sea UX para UX” nos llevó a pensar sobre los lugares a veces remotos en los que encontramos la inspiración y la innovación, en los que estudiamos cada día a la gente - AKA usuarios -, en los que investigamos y de los cuales nos nutrimos: el cómic, el cine, los medios, la tecnología en sus vertientes más extrañas, fascinantes y futuristas, incluimos en nuestras divagaciones las experiencias que más nos conmueven como el amor, el sexo, la música, la risa... y le añadimos una pizca de “menos consultor y más cliente” y algunas mesas redondas para debatir de cosas serias y otras no tan serias.

Cuando meditábamos sobre las vías de darle algo de internacionalización a esto, llegaron Olga Revilla y José Antonio Lambiris y nos dejaron en las manos el regalo de un sueño que llevaban meses persiguiendo: traer a Chris Noessel a España para hacer un taller de locura, rediseñar la Guerra de las galaxias. Se nos fueron sumando más ponencias angloparlantes con Mikall Hallsrup, CEO y fundador de Designit, o Neil Harbisson de la Cyborg Foundation y otro de nuestros objetivos ya tenía un check - no ser un evento local -.

La última clave para cerrar el círculo era que los asistentes pudieran llevarse un conocimiento práctico del evento, por eso los 8 talleres: visual thinking, diseño de UI futuristas, técnicas de visualización de datos, diseño de kits responsive, innovación desde dos puntos de vista muy diferentes (la comercial o de conceptualización y la de aplicación en las trincheras), prototipado desde las materias primas y no desde el interfaz y un nuevo taller que desvelaremos muy pronto.

Con una lista muy ambiciosa en la mano y los dedos muy cruzados, comenzamos a levantar teléfonos. Nos han dicho que sí el 99% de los contactados, que se han tirado de nuevo a la piscina con nosotros, así a lo loco, ponentes que aun cobrando, no se llevan ni la decima parte de lo que valen y que se traen a sus clientes al escenario para contar casos de éxito reales, porque este año hay mucho mucho cliente: Ulabox, Roche, AXA Direct, TV Catalunya, Prisa, Grupo SM, LATAM Airlines Group, Meetic.

Una serie de coincidencias han hecho que recuperáramos el contacto de alguien a quien conocemos hace mucho, Rafa de Ramón y así nos profesionalizamos: a pesar de nuestras desastrosas cifras económicas de años anteriores, Zincshower lo ha visto claro y se ha metido a producir el evento.

Y por último, lo más complicado: hemos conseguido darle glamour a esto, un premio nacional de cómic, dos premios Goya... Paco Roca, Alex de la Iglesia, Carlos Areces, Toni Garrido, Celia Blanco, Gonzalo Madrid, Andrés Guinaldo y, como presentadores de lujo, Doctores de la impro. Así que para rematar lo organizamos en un cabaret de nueva inauguración como es el gran teatro Principe Pío, en el mismo centro de Madrid y montamos la fiesta en el mítico Pachá (sala But).

Un año más esperamos ser punto de encuentro, nuestras invitaciones para los ponentes del primer año y aquellos que no quisieron cobrar el segundo están nuevamente en sus e-mails, porque no vamos a dejar de agradecérselo, nunca!.

Sin dejar de citar a nuestros partners, que Marisa llama por tercer año y que dicen que sí nuevamente - Adesis, Redbility, Everis, Wyred, Tecnilógica y algunos nuevos como KPMG, el centro de innovación de BBVA o Emprendedores que nos ha patrocinado el espacio. Agradecemos también y mucho, la ayuda a los voluntarios que UXacademy se encarga de gestionar y que son las manos que ya no nos faltan.

Y con encaje de bolillos, las entradas a 120€ hasta el 29 de febrero, cada año #maspormenos porque vosotros lo valéis.

Ahora, con el cartel cerrado, este año podemos prometer y prometemos que no faltará el café ni se perderán los videos, para todas nuestras otras meteduras de pata apelamos a vuestro cariño y capacidad de disfrutar más que demostrada porque este año vamos a darlo todo.

Y esta, sólo esta, es nuestra historia de verdad y estas son las motivaciones, muy intrínsecas, de 3 años de Experience Fighters. Gracias por formar parte de ello y más gracias aún por leer hasta aquí. Nos vemos el 11 de mayo! (desde el 9 si vas a venir a los workshops).

Luz de León
@babypixel